La solidaridad es el camino

 

Fue aquel año de verano cálido y tres agostos cuando lanzamos aquella botella al Mar.

Una pequeña botella en cuyo interior habíamos depositado 5000 abrazos, 4 enormes olas y un diminuto mensaje; y que atravesó en silencio mares remotos e islas perdidas hasta que vosotras la recogisteis.

Y cuando abristeis aquella pequeña botella que aquel verano habíamos arrojado al Mar, y leísteis nuestros abrazos y abrazasteis nuestro pequeño mensaje, una enorme ola de cariño y solidaridad os trajo hasta Irun, y os depositó en nuestra plaza y en nuestra casa.

Y hasta aquí vinisteis a ayudar, a ayudar a quienes necesitan ayuda, y a ayudar a l@s que ayudan, y eso no se nos olvidará nunca.

Hermanas y hermanos, no deseamos que nos recordéis, simplemente queremos que no nos olvidéis, y que ese mensaje de solidaridad, fraternidad y lucha que un día recogisteis del Mar, inunde vuestros barrios y pueblos, bañe el Mundo nuevo que lleváis en vuestro corazón, y os ayude, y nos ayude, a seguir luchando y a seguir soñando.

Nos volveremos a ver y nos volveremos a encontrar.
Gracias a todas y todos!!

Irungo Harrera Sarea